Tres siglos de práctica deportiva

Hola:-)

Tengo el placer de poner a vuestra disposición el primer artículo para el blog dedicado a la actividad deportiva en Guantánamo. El entusiasta amigo Enmanuel Adrian de su arsenal epistemológico comenzó a brindarnos aspectos trascendentales de la historia del deporte en el territorio de guantanamero, que casi cuenta con 200 años acumulando logros; logros que muchos no conocemos, logros que sin ellos, será difícil conquistar muchos más.

Ha arrancado el segundo blog de la FB-DG (Familia de Blogs Desde Guantánamo…); el que debe impactar fuertemente en la población guantanamera si no los proponemos. Espero tengamos pronto, en estas páginas, a los amigos periodistas comentaristas de la Cultura física, los Deportes y la Recreación sana; así como a otros hombres y mujeres que tiene como razón de ser a estas actividades.

Sin más les invito a leer…;-)

composicion1

Tres siglos de práctica deportiva
Enmanuel A. Figueredo de la Rosa


Durante años he visto a muchos investigadores, historiadores y funcionarios negar la existencia de la práctica de la actividad física deportiva como parte del desarrollo cultural de Guantánamo, de sus aportes a la historiografía nacional e internacional, sus principales referentes, son desconocidos por muchos intelectuales, algunos no reconocen a este sector, solo se habla de música, poesía, arte plástica entre otras, pero nada de deportes, y conocemos de la buena intensión en manos de algunas personalidades de basta preparación con informaciones sobre este maravilloso pasatiempo. Constantemente algunos se refieren al deporte, solo a resultados estadísticos o a deportistas destacados, eso es bueno; pero este pasatiempo es algo más, ha sido parte de las raíces históricas y de las conductas de muchas personas interesadas en conocer sus secretos y su procedencia.

No podemos culparlos a todos, eso es cierto, pero me gustaría recordar algunos pasajes de la historia que identifican a la cultura física o a la actividad física deportiva como parte de ese arte cotidiano que muchos, hoy, no lo comparten; otros justifican que la juventud de hoy no está obligada a conocer el pasado, malas influencias, desmontaje de la historia, pero también los hay mayores de 50 años que nunca han practicado deporte o mejor dicho nunca han cuidado o asistido a una instalación deportiva, área o lugar para la práctica de la actividad física deportiva.

El camino del futuro deportivo guantanamero empezó a gestarse en diferentes momentos y etapas, desde la segunda mitad del siglo XIX, ya existía evidencia de la práctica del deporte en Guantánamo entre otras manifestaciones; al respecto en 1856, tomado del Archivo Nacional de Cuba, referente al Gobierno Superior Civil, No. Orden 43899 H, Leg. No.1141 referentes a las ordenanzas municipales, en el capítulo 5 del orden público, artículo 46, se prohíbe en las plazas, calles, portales públicos, jugar a la rayuela, a los mates, al pivo o la pelota: la pena de dispersión y era de uno a tres pesos de multa. También en la localidad de Baracoa, para el 6 de marzo de 1883, tomado del acta constitucional en folio No. 0.076.136, página 144, Inv. 2.567, sección documental, se prohibían estas actividades.

Algunos informes que se tienen en el período colonial en Guantánamo, están relacionado con práctica del tiro deportivo, se recogen en las Ordenanzas de la Villa, en el capítulo quinto relacionado con el Orden público cuando se refiere a la práctica de los ejercicios de tiro y competencia desarrolladas por las unidades regulares del ejército español, las escuadras de Santa Catalina del Guaso y las guerrillas en el potrero “La Clotilde”, próximo a Jamaica. Los oficiales Gregorio Pastor y Julián Cedano Aguilera resultaron destacados en los años de 1880 a 1885. Este pasatiempo fue muy gustado por los mambises quienes durante la guerra de independencia entrenaban y mejoraban sus punterías frente al enemigo.

La “Voz del Guaso”, uno de los periódicos locales de aquella época en Guantánamo, siglo XIX, también recogía en las Ordenanzas de la Villa por el alcalde sitgetano, Rafael LLopart, muchas de las manifestaciones deportivas desde diferentes momentos. En el año 1885, en el capítulo quinto, relacionado con el Orden público, ante las “maldades” y “travesuras” de los niños y adolescentes, las leyes municipales todavía prohibían los juegos de pelota.

Este periódico, decano entre las publicaciones, dirigido por Francisco Castellano Abreu, divulgaba las primeras actividades de los fundadores deportivos y de los primeros atletas de la región, constituyó una de las efemérides que ofrece este órgano para el 10 de septiembre de 1885, al dar a conocer la inauguración del “Salón de Gimnasio Bustillo” provisto de aparatos; así se formó la primera institución deportiva que era costeada por los jóvenes que pagaban una cuota mensual. Este gimnasio de cultura física nada tenía que ver con el levantamiento de pesas como deporte olímpico, sino como un medio de esparcimiento entre los ciudadanos que visitaban el local para embellecer su figura atlética. La familia Tudela, en representación del Dr. Francisco Tudela y su esposa eran los encargados de promover tales actividades. Además, contaba con el primer salón de esgrima de la villa, deporte en el que se destacaron el joven Brook, José Barreda y Pablo Escardó. Anteriormente en el mes de junio, este periódico daba a conocer que en las fiestas de San Juan se desarrollarían competencias de natación en el río Guaso, fecha en que la población encabezada por los catalanes acudía a las riberas de la corriente para bañarse, pescar, cazar y cenar, tradición centenaria de la ciudad, que se mantuvo durante más de 20 años.

El comportamiento que debían observar los ciudadanos que asistían a la “Plaza” de Toro, descampado que estaba rodeada por una cerca protectora, situado a orillas del Guaso en la barriada de Tiguabito —hoy Loma del Chivo—, también se encontraba normado en las ordenanzas. Se destaca también en este período los juegos que tradicionalmente los niños y adolescentes realizaban como: juegos de sacos, juegos de sortijas, juegos de olla —de a caballo, engancha la olla—, juegos de la cabeza del pollo —a caballo— y la conocida cucaña.

El 24 de junio de 1888 al constituirse el primer equipo de béisbol, Club Guantánamo, organizado por los hermanos Eduardo —padre del líder ortodoxo— y Emilio Chibás Guerra, estudiantes de universidades norteamericanas, entre ellos el yanqui Mr. Morís, quienes serían los fundadores y sostenedores de este Club. Varios días después, el 3 de julio, se desarrolla el primer juego de tres en esta localidad: el Club Guantánamo se enfrenta y vence al Club Guaso: 17 carreras por 16, juego que debía realizarse contra un equipo de Santiago de Cuba. Así se refleja en artículos publicados por el periódico “La Voz del Guaso”, además de las publicaciones del historiador de la ciudad José Sánchez Guerra y José Sánchez Leyva (hijo) en 1999. La revista “Ecos” relata que:

El martes 3 de julio de 1888, el descampado de la calle San Rafael entre Cárcel e Infanta, actual Carlos Manuel de Céspedes entre Aguilera y Prado, es testigo por documentos fidedignos del trascendental encuentro entre los equipos traje azul de Guantánamo y traje rojo los del Guaso, todo en casa. Cuenta, que en cincos porfiadas y bateadoras entradas deciden el desafío 17 carreras por 16 a favor de los primeros.

Jugadores destacados en el encuentro:

  1. Pitcher triunfador: Jaime Estévez.
  2. En la ofensiva: Porfirio Carcassés (1B), con 4 CI y Vicente Aguirre (LF) con 3 CI.
  3. A la defensa: Eduardo Chibás (2B), Morrís (C) y el Eduardo González (RF), este último combatiente mambí de la guerra necesaria.

Integrantes del primer equipo en Guantánamo:

  1. Jaime Estévez (P).
  2. Mr. Morrís (C).
  3. Porfírio Carcassés (1B).
  4. Eduardo Chibás —padre— (2B).
  5. Arturo Carcassés (3B).
  6. Emilio Chibás (SS).
  7. Vicente Aguirre (LF).
  8. Ernesto Villasana (CF).
  9. Eduardo González (RF).

Marcador del segundo juego (celebrado el 15 de julio de 1888):

Equipos

Entradas

Carreras

1

2

3

4

5

Guantánamo

8

4

7

3

5

27

Guaso

8

2

2

0

0

12

Total

16

6

9

3

5

39

Otro de los acontecimientos de la etapa es lo ocurrido en septiembre de 1889 en el Ateneo Cultural de Guantánamo, “Centro La Luz”, proyecto de Teodoro Brook (hijo), donde se practicaba el ajedrez y el esgrima como un entretenimiento deportivo que agasajaba a los que concurrían al lugar y a los pobladores que podían sufragar sus entradas, además de la opción de teatro y biblioteca, disfrutaban del salón de billares, que posteriormente jugaron en “La Colonia Española”, Colegio “La Salle” y Sociedad “El Siglo 20”.

Entre los años 1886 y 1900, en la bahía de Caimanera se realizaban regateos y cucañas marítimas, además de competencias de botes en “Las Fiestas del Mar”, precisamente el 20 de mayo, patrocinadas por dueños de embarcaciones pequeñas y comerciantes de distintas cerveceras. Uno de los botes que competía era español, nombrado “Nunke” y representaba a la Virgen de Carmen. El otro bote era criollo, “El Cañito”, de los locales de Caimanera y encarnaba a “San Joaquín”, pero sus eventos y contiendas eran acogidos con mucha gracia y resultaban agradables para los pobladores de Caimanera, así surge una forma más de entretenerse en aquellos tiempos.

Mujeres en juego de pelota

Partición de mujeres en juego de pelota entre los equipos Rojo y Azul (1899).

En 1899 por vez primera asisten mujeres a un juego de béisbol en Guantánamo. Al respecto, el 20 junio de 1899 publicado en el periódico “La Voz del Pueblo”1, se refiere en una de sus noticias locales, donde se informa la asistencia por vez primera de mujeres a un juego de béisbol, al celebrarse los encuentros entre los equipos Rojos y Azules en la rivera opuesta del río detrás del puente San Justo y que acostumbraban a los del patio ver las bolas y los strike y decidirse en 9 entradas, un juego que atraía a la mayoría de los pobladores de la localidad.

Team Fe Guantánamo (1902)

Regino E. Boti en el Team Fe Guantánamo (1902).

Sin embargo esta noticia fue más reveladora al siguiente mes exactamente en la tarde del 24 de julio, cuando el destacado poeta y escritor guantanamero Regino E. Boti, quien tenía un seudónimo que se identificaba en la prensa local, con el nombre el “catcher de la primera”, donde publica la primera aparición de una peña de mujeres en un juego de béisbol cuando se enfrentaban, los equipos Rojos y Azules, ganado por el último 11 carreras por 10, en este juego el pitcher ganador fue Antonio Domínguez Bien y el jugador más valioso fue Pepe Cisneros jugador de la segunda base. Así fueron aquellos años maravillosos que comenzaron a dar sus primeros pasos en la historia del deporte en Guantánamo.

Entonces mis amigos, por qué negar la existencia de este pasatiempo, por qué no enseñarle a nuestros jóvenes y adultos estos logros que forman parte de la historia de Guantánamo. Solo pedimos respeto y atención.

 


  1. “La Voz del Pueblo”, de Guantánamo, por José Vázquez Savón. Periódico fundado el 1 de mayo de 1958. Tomado de Ecured.

 


Artículos relacionados


Share

Deja un comentario

Your email address will not be published.